Seleccionar página

Ricardo Gómez, Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil por ‘Los mapas del agua’

Ricardo Gómez, Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil por ‘Los mapas del agua’

El escritor segoviano Ricardo Gómez se ha alzado hoy jueves con el XXI Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil por Los mapas del agua, una novela con una temática medioambiental que invita a «reflexionar sobre la existencia de otras culturas diferentes a la nuestra». El premio tiene una dotación de 12.000 euros.

En Los mapas del agua, Ricardo Gómez nos presenta a las N’Wone, o mujeres-agua, mujeres que desde niñas aprenden a oírlo todo, como el aleteo de los Cuervos de Pico Blanco o el susurro de un riachuelo bajo tierra. Una mujer-agua no solo debe ser capaz de escuchar los sonidos más débiles. Tiene que conocer el desierto, y para eso debe memorizar las líneas que unen unos puntos con otros y descubrir donde está el agua para la supervivencia de su pueblo. Ellas son el mapa. La última N’Wone se convirtió antes de tiempo en una más de las estrellas de la Gran Serpiente Blanca, así que ahora es su hija, Nanga, quien debe sucederla. Pero Nanga solo tiene ocho años; es demasiado joven para ser una mujer-agua. Todos lo piensan. A veces, Nanga envidia a su hermano, Rai, que no tiene la responsabilidad de salvar el poblado. Porque el agua del pozo sabe cada vez más a sal: se está secando, y solo una N’Wone puede encontrar la solución.

Esta historia nos hará reflexionar sobre la existencia de otras culturas totalmente diferentes a la nuestra donde los roles están muy definidos y no permiten salir de lo que se te ha marcado en la vida, pero también sobre la importancia de la perseverancia, el autoconocimiento y la confianza en uno mismo para conseguir un fin, siempre acompañados de la familia y guiados por nuestro pasado.

Si el año pasado el premio iba dirigido a un público juvenil, este es una historia infantil para pequeños lectores a partir de 10 años que se completa con las ilustraciones de Laia Pàmpols. El libro se pondrá a la venta el próximo 11 de abril.

El jurado de esta edición estuvo compuesto por el periodista Adrián Cordellat, el bibliotecario Fernando Medina, el librero Gonzalo Queipo (Tipos Infames), los galardonados con el premio el año pasado, Fernando Lalana y Chus Castejón, y el director editorial de Anaya Infantil y Juvenil, Pablo Cruz. Los miembros del jurado destacaron del libro ganador la sensibilidad y la calidad de la prosa, la vigencia de la temática medioambiental y la capacidad del autor para envolver a los lectores en la ambientación, haciendo que sientan la sed del desierto.

Ricardo Gómez

Ricardo Gómez Gil nació en un pueblo de Segovia en febrero de 1954. Su familia emigró a Madrid, donde se crió y ha vivido desde entonces. Hasta que se dedicó a la escritura, pasados los cuarenta, trabajó como profesor de matemáticas. Además de leer y escribir, le gusta el cine, la fotografía, pasear y escuchar música. Su obra ha sido merecedora de varios premios, como el Premio Juan Rulfo-Unión Latina (1996), Premio Ignacio Aldecoa de Cuento (1997 y 1998), Premio Ciudad de Mula (1998), Premio Nacional de Poesía Pedro Iglesias Caballero y el Premio Felipe Trigo de Novela (1999), Premio Hucha de Plata, de FUNCAS-Hucha de Oro y Premio de cuentos La Felguera (2001), Premio Alandar de Literatura Juvenil (2003), Premio de Literatura Infantil El Barco de Vapor (2006), Premio Cervantes Chico por el conjunto de su obra (2006) y el Premio de Literatura Juvenil Gran Angular 2010, además de diversos accésits y menciones como finalista.

Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil

El premio Anaya, dotado con 12.000€, se convoca anualmente con la intención de estimular la creación de obras en castellano dirigidas a lectores de entre ocho y catorce años. Desde 2004, cuando se convoca por primera vez, se premia la originalidad, la calidad literaria y la estética, con el fin de divulgar obras que aviven la afición a la lectura entre los más jóvenes, ayudando a su crecimiento interior y al desarrollo de la imaginación y de la creatividad.

En ediciones anteriores, este premio ha recaído sobre importantes firmas del panorama literario español, y varios de los libros han sido posteriormente avalados por otros galardones de prestigio como el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil (La rama seca del cerezo, de Rafael Salmerón; Una habitación en Babel, de Eliacer Cansino; y Cielo abajo, de Fernando Marías), el Premio CCEI (La noche más oscura, de Ana Alcolea), el White Ravens (La noche más oscura, Alma y la isla, de Mónica Rodríguez; Apestoso tío Muffin, de Pedro Mañas; y Ninfa rota de Alfredo Gómez Cerdá), el Premio de la Crítica de Asturias (En un bosque de hoja caduca, de Gonzalo Moure) y el Premio Fundación Cuatrogatos (La voz del árbol, de Vicente Muñoz Puelles; o La sonrisa de los peces de piedra, de Rosa Huertas y Ninfa rota).

Deja una respuesta