Seleccionar página

¿Por qué siempre necesitaremos una fiesta en Palermo y también las ferias del libro?

¿Por qué siempre necesitaremos una fiesta en Palermo y también las ferias del libro?

Un artículo publicado recientemente por Mark Williams en The New Publishing Standard, que recoge las declaraciones de Philip Jones, editor de The Bookseller sobre el futuro de las ferias del libro me ha motivado a escribir este artículo. Mi colega Philip hace algunas observaciones muy acertadas, pero en mi cabeza (y corazón), el artículo contribuyó a una idea creciente entre los profesionales del mercado editorial: que las ferias del libro bien podrían desaparecer, ya que no se echaron de menos en el pandémico año 2020.

No podría estar más en desacuerdo.

Creo que las ferias del libro u otros eventos literarios presenciales son clave para el negocio del libro y aquí recalco la palabra negocio. No, las ferias del libro no son un pequeño carnaval, con fiestas sin sentido, como quieren hacer suponer algunos financieros de grupos empresariales. Las ferias son un negocio. Y, sí, son divertidos. Allí se celebran fiestas y eventos sociales, pero todo forma parte del negocio. Por cierto, el mayor carnaval del mundo, el de Brasil, también es un gran negocio, que conste.

Los negocios piden confianza. No cualquier tipo de confianza, sino la confianza personal. En un sector con tantos lanzamientos de productos, tantos proveedores y también tantos minoristas, generar confianza no solo es importante, sino que es un gran reto y un evento presencial cumple muy bien ese propósito. Sentarse en una mesa para una reunión, mirando a los ojos al otro, da una perspectiva personal que una reunión de Zoom nunca ofrecerá.

El negocio de los libros es un negocio promiscuo. Tenemos que ganar nuevos autores, nuevos traductores, nuevos minoristas, nuevos impresores…. ¿Y has intentado alguna vez conocer gente nueva por Internet? Yo lo he hecho y te puedo decir que no es lo mismo. Además, la casualidad no sucede y nuestro sector está lleno de historias en las que la casualidad marcó la diferencia. Ahora bien, las herramientas virtuales han demostrado ser estupendas para mantener las relaciones, lo admito y les estoy muy agradecido, pero construir nuevas relaciones en línea es otra cosa: es extremadamente difícil.

Para las personas que se ocupan del desarrollo de nuevos negocios, como yo, no estar en los eventos y no poder viajar hace que el trabajo sea prácticamente imposible, valga el juego de palabras. Acabo de incorporarme al equipo de StreetLib en Italia y aunque la recepción de bienvenida virtual fue cálida, está claro que voy a tener que ir a Italia lo antes posible para entender mejor la empresa.

Las ferias del libro son también la mejor manera, más fácil y rápida de ver lo que hace el resto del mercado en todo el mundo. Es donde las tendencias se hacen casi tangibles; donde se presentan nuevos modelos de negocio; se prueban nuevas ideas y es donde se hace posible el descubrimiento de nuevos autores y nuevas categorías que se convertirán en superventas. Pero lo más importante es que las ferias son la clave para entender los mercados extranjeros, sus actores y su literatura. Sin los eventos físicos, el mercado editorial corre el riesgo de volver al nacionalismo y al etnocentrismo.

Mi trayectoria personal y profesional no podría estar más lejos de Rusia, pero en 2019 empecé a trabajar con el mercado ruso de audiolibros y visitar la Feria del Libro de No Ficción de Moscú ese año me permitió conocer el mercado ruso, aunque no supiera leer el alfabeto cirílico. Una de las noches tuve la oportunidad de ir a una fiesta organizada por la genial editorial Ad Marginem, en la que pude conocer gente nueva. Solo fui invitado a esta fiesta porque un editor brasileño me presentó a uno de los editores de Ad Marginem en una pasada edición de la Feria del Libro de Frankfurt. Los dos fueron compañeros en el programa de becas de Frankfurt.

Un significativo mensaje en una calle de Palermo en Buenos Aires. La encantadora librería Libros Del Pasaje al fondo. Por último, las ferias del libro son importantes para la moral, incluso desde el punto de vista de los recursos humanos. Los profesionales del mercado del libro son mal pagados en todas partes, pero aceptamos los salarios más bajos a cambio de hacer algo que nos gusta y nos divierte. El mercado editorial también está lleno de frustraciones, hasta el punto de que el todopoderoso Markus Dohle, lo llama el «negocio del fracaso». Así que los profesionales de la edición no solo merecemos, sino que necesitamos la diversión y las fiestas intrínsecas a las ferias del libro. Elimina la diversión ─y las fiestas─ de la ecuación y será mejor que la industria del libro empiece a pagar salarios más decentes para mantener a sus mejores talentos.

Por cierto, las fiestas y eventos sociales merecen otro comentario. A veces me siento casi culpable cuando la gente habla de ellos. No hay nada de lo que avergonzarse o sentirse culpable. En primer lugar, nos lo merecemos (piensa en tu sueldo). En segundo lugar, significan negocios. A la larga, me atrevo a decir que las fiestas y eventos sociales en Frankfurt ─como las veladas en el Steigenberger Frankfurter Hof─ generan más negocio que cualquier reunión diurna. Como organizador de las mejores fiestas en las ferias brasileñas con PublishNews (no me falta modestia, creo), he comprobado lo importantes que son para los negocios. Y por cierto, pregúntale a Kobo y Bookwire, mecenas de una de las mejores fiestas de las ferias del libro, si estos eventos valen el dinero invertido en la bebida y los desvelos de sus empleados en un día de feria. En realidad, ni siquiera te molestes en preguntar, la respuesta es obvia.

Sí, hay muchos problemas y el coronavirus puede obligarnos a enfrentarlos y también a mejorar los eventos literarios. Por supuesto que las ferias del libro pueden hacerlo mejor y deben adaptarse y cambiar. La mayoría de las críticas son válidas. Realmente no veo el sentido de los ostentosos estands de dos pisos en las ferias latinoamericanas dirigidas al público final. Además, los precios del alojamiento en Frankfurt son exorbitantes. Algunas ferias perdieron su identidad al intentar ser un evento profesional y público al mismo tiempo. No me cabe duda de que el futuro de las ferias del libro es híbrido. Existirán tanto físicamente como en línea, permitiendo una necesaria democratización e inclusión que eventos elitistas como Frankfurt y Londres nunca permitieron. ¡Y eso es genial!

Sin embargo, las ferias del libro simplemente no son sustituibles todavía y nunca lo serán mientras la humanidad siga basándose en las relaciones sociales. Los profesionales del libro siguen siendo humanos y el sector valora su diversidad. La industria editorial necesita una red de contactos y eso rara vez ocurre en el entorno online. En Reboot Books siempre estamos discutiendo cómo promover la creación de redes en los eventos sociales y hasta ahora no nos hemos acercado a una solución decente.

Mientras tanto, nunca olvidaré lo que ocurrió durante un descanso en nuestra conferencia Reboot del pasado octubre, cuando algunos ponentes, entre los que se encontraban los directores generales de Planeta (España), Sextante (Brasil) y Mauro Spagnol (Italia) charlaron delante de todos los presentes, sedientos de socializar. Vale, eran todos latinos, pero aún así.

En definitiva, las ferias de libros digitales son como el sexo virtual. Puede funcionar durante un tiempo, es más seguro, pero no es real y la concepción ─ya sea de bebés o de nuevos negocios─ es casi imposible.

Me gustaría terminar con una invitación. La pandemia estalló cuando intentaba organizar una fiesta de PublishNews en español en la Feria del Libro de Buenos Aires el año pasado. Quería hacerlo en un bar de moda en el barrio de Palermo, justo al lado de la feria, copiando las fiestas de PublishNews Brasil. Incluso tenía un patrocinador. Bueno, los planes se pospusieron, pero no se cancelaron. Todo el mundo está invitado.

Y ya sea en Buenos Aires, en mi ciudad natal São Paulo, en mi ahora feria del libro doméstica de Gotemburgo, en la gigantesca Frankfurt, en la fría Londres, en la divertida Bolonia, en la relajada Tesalónica, en la elegante feria de No Ficción de Moscú o en la moderna Guadalajara solo quiero ver, abrazar y besar a todos mis amigos y colegas cuando se celebre la próxima feria del libro. ¡Hombre, extraño eso! Y estoy seguro de que «el fin del mundo» terminará pronto y lo celebraremos todos en un bar de Palermo. Reitero la invitación.

Nota: En caso de que piense que este artículo es sobre Palermo, Italia, bueno, podríamos considerar una fiesta allí también.

Carlo Carrenho es uno de los fundadores de PublishNews.es y consultor editorial. Graduado en Economía en la Universidad de San Pablo, Brasil. Después, hizo una especialización en el Radcliffe Publishing Course, en Cambridge (EUA). Hoy es consejero de las empresas UbookMeta Brasil y BR75. Como especialista en el mercado editorial, ya realizó ponencias y participó de mesas en países como España, México, Argentina, Estados Unidos, Alemania, China, Sudáfrica, Inglaterra y Emiratos Árabes, entre otros.

Siempre atento a los nuevos modelos de negocio y a los cambios tecnológicos, Carlo tiene como foco el mercado de libros digitales y sigue con ahincolo que pasa en el sector digital de España y Latinoamérica, y ahora también de Escandinavia. Por lo tanto, es autor del capítulo sobre Brasil en el libro Global eBook: a report on market trends and developments.

Carlo nació en São Paulo, Brasil, vivió años en Río de Janeiro, y hoy se encuentra en Estocolmo, Suecia. Es cristiano, pero estudió en una escuela judía. Es brasileño, pero ama Suecia. Básicamente, su vida tiende a la contradicción. Tal vez por eso el es hincha de Flamengo en Brasil, de Djugården en Suecia y ve todas las semanas la serie ‘Blue Bloods’.

Sobre el Autor

igz

Mixmedia. Desarrollo y estrategia web. Nuestro equipo de trabajo es el motor de Mixmedia, somos el resultado de la unión de experiencia profesional, pasión y constancia de distintas disciplinas digitales. Contamos con más de 15 años de experiencia en desarrollos del mundo digital, hemos colaborado para toda clase de campañas de marketing digital de pequeñas, medianas y grandes empresas a lo largo de Europa, Latino América y Norte América.

Deja una respuesta