Seleccionar página

Poesía: Resurgimiento del NFT

Poesía: Resurgimiento del NFT

El mercado del arte y la literatura se sacudió el pasado domingo, 16 de junio, con la noticia de que un ejemplar de poesía, Cord, de la escritora colombiana estadounidense Ana María Caballero había sido vendido en línea por 11.430 dólares americanos, o 0,28 Bitcoin, en criptodivisas.

El detalle es que esta poesía está publicada en un ejemplar inmaterial al que se le ha adjuntado un NFT, un código electrónico individual que hace que este ejemplar enajenado sea único en el mundo, aunque haya copias de la poesía disponibles en la web. El propietario puede exponerla en un ordenador, en una pantalla digital en su pared, o en una galería.

No solo llama la atención la noticia de esta venta ─ya se han producido otras, como  la subasta del manuscrito de la canción American Pie, de Don Mclean─, sino el hecho de que se trate de poesía, en NFT, y que la autora tenga una intensa actividad vinculada a la literatura vehiculada a través de soportes editoriales distintos del físico.

La poesía Cord, vendida por la renombrada casa de subastas Sotheby’s, fue anunciada el 22 de enero y tenía un precio de venta estimado entre 5.000 y 7.000 dólares, pero acabó siendo vendida por 11.400 dólares, según el diario O Globo, por un brasileño. Cabe señalar que la tradicional casa de subastas ya cuenta con un departamento de arte digital con un intenso programa, aunque los precios no alcanzan los niveles de antaño.

Esto supone una faceta innovadora y positiva de los NFT, que surgieron con bombo y platillo, una oleada intensa y precios estratosféricos, pero se vieron eclipsadas por la deslumbrante, omnipresente y omnisciente inteligencia artificial, y se atrofiaron con una caída abrupta del interés y el valor del público. Sin embargo, esta tecnología de individualización de obras inmateriales ha dejado su impronta en el mercado y se están lanzando catálogos razonados de obras de artistas en blockchain, una red de registro de creaciones inmateriales y NFT.

Una obra de arte suele plasmarse en un objeto que se aprecia porque es único. Las obras literarias, en cambio, son compartidas simultáneamente por los lectores, que acceden al contenido sin apreciar necesariamente la matriz, el manuscrito.

Literalmente único es el caso del poema de Ana María, que aunque sea una obra normalmente apreciada por miles de personas ─dada su reproductibilidad en libros, encarnada en un ejemplar único que se convierte en objeto de admiración y deseo─ fue subastado a un precio relativamente alto para la poesía, pero sin perjuicio del consumo del texto por los lectores.

Se crea así una obra de arte de contenido literario, pero con un aspecto estético y un componente de economía de la escasez, en la medida en que, por ser única, adquiere el simbolismo de la singularidad, referente del mercado del arte.

El hecho de que aparezca en blockchain y se esté subastando ostensiblemente es un ejemplo de que las obras de arte se van registrando poco a poco en esta red.

Cabe señalar que existen registros para libros (ISBN – International Standard Book Number), partituras (ISMN – International Standard Music Number for Notated Music) y fonogramas (ISRC – International Standard Recording Code), pero no hay ningún organismo para registrar obras de arte. Blockchain se está convirtiendo en una forma de documentar las obras de arte vendidas y sus posteriores transferencias de propiedad, incluidos los gravámenes y las instituciones y condominios.

Sobre Ana María Caballero, cabe destacar que la galardonada poeta y artista colombiana estadounidense, residente en Madrid, nació en 1981. Graduada magna cum laude en Harvard y becada por la Universidad Complutense de Madrid, ha producido una gran cantidad de poesía, así como esculturas y objetos creativos, como puede verse en su rica página web.

Se ha hecho un nombre en la poesía digital con nominaciones a diversos premios, como el Maxxi Bulgari. Ha narrado textos en vídeo y realizado instalaciones con efectos digitales, voz y subtítulos. Ha recitado poemas en diversos lugares del mundo y las reacciones del público, escritas en notas de una sola palabra por los oyentes, se han transformado en origamis.

Cofundadora del sitio web theVERSEverse, una galería de poesía en NFT, celebra el crecimiento de la criptopoesía nativa y forma parte de un movimiento para crear literatura en blockchain.

También en el sitio web deVERSEverse hay una herramienta apasionante (y preocupante): «gentext», que permite a un poeta, un artista visual y un programa de generación de textos de inteligencia artificial, «sudowrite«, crear obras con temas y estilos predeterminados. Ya lo he probado y me ha impresionado. ¡¡¡¡Empieza a escribir textos y da opciones de continuación!!!!

Justo cuando el hype del NFT estaba decayendo, surge un viento indicador de la presencia del arte inmaterial individualizado en la escena artística, especialmente el arte literario, con repercusiones en diversas formas de expresión artística.

Además de esta impresionante modernidad, el libro físico de la mismo autora, Mammal: Sacrifice is not a virtue, está a la venta en Amazon y su ISBN es 978-1949540406.

En tiempos de fusión de medios, existe el desafío de registrar estas obras de arte que tienen simultáneamente contenido y presentación literaria, visual y sonora, desafiando los registros tradicionales y posiblemente apuntando a blockchain como un nuevo camino para nuevas creaciones artísticas, resultantes de fusiones de formas de expresión.


Gustavo Martins de Almeida es carioca, abogado y profesor. Tiene un máster en Derecho por la UGF. Trabaja en derecho civil y derechos de autor. También es abogado del Sindicato Nacional de Editores de Libros (SNEL) y consejero de MAM-RIO. En su columna, Gustavo Martins de Almeida aborda las repercusiones jurídicas de las nuevas formas y hábitos de transmisión de la información y el conocimiento. De forma coloquial, pretende ilustrar al mercado editorial sobre los derechos que le afectan y exponer las repercusiones de las sucesivas y relevantes innovaciones tecnológicas y de comportamiento. Su dirección de correo electrónico es gmapublish@gmail.com.

* Los textos de esta columna no reflejan necesariamente la opinión de PublishNews en español.
**La columna fue publicada originalmente en portugués en la web de Publishnews el pasado 17 de junio de 2024

Deja una respuesta