Seleccionar página

El mercado alemán del libro aumentó su facturación en 2023 aunque se vendieron menos ejemplares.

El mercado alemán del libro aumentó su facturación en 2023 aunque se vendieron menos ejemplares.

El pasado 4 de enero, la Börsenverein des Deutschen Buchhandels ─la asociación alemana de editores y libreros─ presentó su evaluación anual de principios de año sobre los resultados del mercado alemán del libro. Un año más, la organización informa que publicará un informe extenso y más al detalle en verano de 2024. La información se basa en datos del Panel de Consumidores GFK.

La facturación en 2023 en Alemania, mostró un repunte positivo del 2,9% en todos los canales centrales de venta en comparación con 2022. En el mercado alemán, esos canales centrales incluyen las librerías físicas, el comercio digital (Amazon incluido), las librerías de las estaciones de tren, los grandes almacenes, las tiendas de productos eléctricos y las farmacias.

Sin embargo, la valoración real de las ventas del mercado, cayeron un 1,9% en comparación con los resultados de 2022. Esto se debe a que el precio medio de los libros subió un 4,9 por ciento en 2023, contribuyendo así a la cifra positiva de facturación. Según el informe, las librerías locales han evolucionado en consonancia con el mercado en su conjunto: las librerías físicas cerraron el año con un aumento del 2,8% en el volumen de negocio y un descenso del 2,2% en las ventas con respecto a 2022.

La presidenta de la asociación alemana de editores y libreros, Karin Schmidt-Friderichs declaró que «en comparación con el débil año anterior, el comercio del libro se ha recuperado en términos de facturación. Especialmente en estos tiempos difíciles, la gente utiliza los libros para ampliar sus conocimientos, desconectar, pero también para enfrentarse a la realidad actual, una buena señal en vista de los grandes problemas y conflictos políticos y sociales». Sin embargo, añadía que «muchos consumidores están inquietos y siguen reacios a gastar», explicando que «la disminución de la afluencia a los centros urbanos significa que menos personas hacen nuevos descubrimientos en las librerías, lo que es malo para la diversidad cultural».

En cuanto a la evolución de los diversos productos editoriales la ficción es el género que mayor crecimiento muestra, con un aumento del volumen de negocio de un 7,7% respecto al año anterior incluyendo también un crecimiento en el número de ejemplares vendidos en 1,2%. En el lado contrario de la balanza encontramos que las ventas de  libros de viajes y  guías decrecieron, un 1,7% y un 0,7% respectivamente frente al 2022. La facturación de la No ficción tuvo un aumento del 2,7%, mientras que la de libros infantiles y juveniles crecieron un 2,4% respecto a sus cifras de 2022.

 

Deja una respuesta