Seleccionar página

Los National Book Awards se abren a escritores no estadounidenses

Los National Book Awards se abren a escritores no estadounidenses

Desde su inauguración en 1950, The National Book Award, el premio más importante del sector en los Estados Unidos ha tenido como objetivo reconocer la mejor literatura de Estados Unidos. No obstante, esto tenía una limitación ya que, a efectos de este galardón, la literatura estadounidense se definía como los libros escritos por ciudadanos de Estados Unidos. El pasado jueves, la National Book Foundation, organizadora de los premios, anunció que eliminaba el requisito de la ciudadanía, abriendo el premio a inmigrantes y otros residentes de larga duración que hayan establecido su hogar en Estados Unidos. Un importante paso en una sociedad, y un mercado, el editorial, cada vez más global y donde las fronteras tienden a desvanecerse.

Ruth Dickey, directora ejecutiva de la National Book Foundation, expresó que esperaba que el cambio ayudara a ampliar la forma en que el mundo del libro define la gran escritura estadounidense «Todos nos preguntamos cómo podemos pensar de forma más amplia sobre la literatura de un lugar y cómo contribuyen los escritores a ese lugar», dijo. «¿Cómo pensamos quiénes son los escritores que forman parte de una comunidad literaria y a quiénes excluimos cuando trazamos ciertos límites?».

Esta decisión, que parece rompedora, no hace más que seguir la estela de otros grandes premios literarios como los Pullitzer que anunciaron en otoño que, a partir de 2025, que los residentes permanentes y de larga duración en Estados Unidos podrán optar a sus galardones de literatura, teatro y música; como ya se hacía con los premios de periodismo, donde el único requisito era que el trabajo fuera publicado por medios de comunicación estadounidenses.

En una sociedad de aluvión como la estadounidense, las ventas de libros reflejan las diversas comunidades que la forman y, no es casual, ver entre los bestsellers en cualquiera de las categorías editoriales libros escritos por latinos, muchos de ellos que no tienen nacionalidad estadounidense como Trust, del argentino afincado en Estados Unidos Hernán Diaz; o Solito: A memoir, del poeta salvadoreño Javier Zamora.

Deja una respuesta