Seleccionar página

Los españoles Antonio Altarriba, Sergio García Sánchez y Lola Moral se alzan con el Gran Prix de la Critique ACBD 2024

Los españoles Antonio Altarriba, Sergio García Sánchez y Lola Moral se alzan con el Gran Prix de la Critique ACBD 2024

Que El cielo en la cabeza (Norma editorial, 2023), del guionista Antonio Altarriba, el dibujante Sergio García y la colorista Lola Moral es uno de los mejores cómics de este 2023 era un secreto a voces. Seleccionado por el ilustre Festival de Cómic de Angulema, que se celebrará en enero, esta obra en la que se dan cita dos premios nacionales (Antonio Altarriba, Premio Nacional del Cómic de España 2010, y Sergio García, Premio Nacional de Ilustración de España 2022), acaba de ser destacada con uno de los más importantes galardones del mundo del cómic, Gran Prix de la Critique ACBD 2024, otorgado por la Asociación Francesa de Críticos y Periodistas de Cómic (ABCD).

El cielo en la cabeza ha sido publicado en Francia por Denoël Graphic. Esta es la segunda ocasión en la que Antonio Altarriba es reconocido con este premio. La anterior, fue en 2015, junto a Keko, por Yo, asesino Norma editorial, 2015).

La Asociación Francesa de Críticos y Periodistas de Cómic en el comunicado donde se oficializaba el galardón destacaba de la obra que «Antonio Altarriba teje de nuevo un retrato sin concesiones de la parte más oscura del alma humana. El caos actual se apacigua y se exagera, a la vez, gracias a la astuta plasticidad del arte de Sergio García Sánchez que juega con las perspectivas y con las proporciones, usando una narrativa particularmente inventiva».

El cielo en la cabeza narra la historia del pequeño Nivek, que empieza trabajando en las minas del Congo y al que luego obligarán a ser un niño soldado e incluso será vendido como esclavo, antes de iniciar el éxodo a España para intentar sobrevivir. Una historia cuya dureza contrasta con la belleza de sus páginas y con el realismo mágico que la recorre. Una epopeya gráfica moderna basada en una infortunada verdad: La de los miles de migrantes africanos rumbo a las costas europeas en un trayecto que no se mide en kilómetros sino en horrores y vidas humanas.

El cielo sobre la cabeza competía con cuatro obras finalistas más, entre las que se encontraba la obra del también español Jordi Lafebre Je suis leur silence (Dargaud); Chumbo (Casterman), del francés Matthias Lehmann;  Environnement toxique (Casterman), de la canadiense Kate Beaton; y Frontier: explore-expano-escape (Rue de Sèvres/Label 619), del francés Guillaume Singelin.

 

Deja una respuesta