Seleccionar página

«Los audiolibros son para editoriales de todos los tamaños», afirma Videl Bar-Kar, Vicepresidente de Audio de Bookwire.

«Los audiolibros son para editoriales de todos los tamaños», afirma Videl Bar-Kar, Vicepresidente de Audio de Bookwire.

El panel de apertura del III Encuentro de Editores, Libreros, Distribuidores e Impresores ─la reunión anual organizada por la Cámara Brasileña del Libro (CBL) en Atibaia (São Paulo)─ fue una entrevista con el vicepresidente de audio de Bookwire, Videl Bar-Kar, el pasado miércoles 5 de junio. «El audiolibro es para editoriales de todos los tamaños», dijo en el panel, mediado por el periodista de Folha de S. Paulo Walter Porto. «Mi recomendación es que los editores nunca piensen que el audio no es para ellos. La mejor manera de saber cómo hacerlo es hablar con gente y expertos en el tema».

Videl es británico y también ha sido director de nuevos negocios y responsable de audio en la distribuidora digital alemana. La filial brasileña de Bookwire es líder del mercado y trabaja con unas 700 editoriales y 80.000 libros digitales. «Desde que llegué a Brasil, he mantenido interesantes reuniones con varios profesionales del audiolibro y creo que puedo calibrar en qué fase se encuentra el mercado actualmente.
El mercado brasileño está en un viaje y tiene mucho potencial. No creo que haya nada mal, no sé si hay algún problema, pero la visión a largo plazo debe ser seguir invirtiendo en audiolibros», comentó, y una de las razones es que son el principal motor del crecimiento del libro digital en varios mercados de todo el mundo.

En la actualidad, el catálogo brasileño ronda los 9.000 libros: «Por supuesto, podría ser mucho mayor, pero ya es algo. Yo diría que a partir de 15.000 podría convertirse en un negocio mayoritario», afirmó Videl Bar-Kar, vicepresidente de audio de Bookwire.

«El negocio del audio es un voto de confianza del mercado», explicó Videl. «Estoy seguro de que Audible tiene un plan a largo plazo para Brasil», comentó, respondiendo a una pregunta sobre la llegada de la filial de Amazon y su impacto en el mercado.

Para él, el desarrollo del mercado de audiolibros tiene diferentes aspectos: «Uno de los primeros es la educación de los editores, para que entiendan cuál es el potencial», dijo. «Hay mucha competencia en la vida de un editor, tienen que coreografiar diferentes funciones todo el tiempo, así que este paso inicial es necesario».

«En Brasil, entiendo que no hay tanta tradición de audiolibros en formatos físicos (como CD), pero por lo que tengo entendido el público de podcasts es grande, por lo que hay un hábito de escucha. Es una señal positiva para la formación del mercado. Se necesita mucho trabajo por parte de toda la industria para producir nuevos audiolibros, ganar nuevos clientes y ajustar los precios. Creo que hay un gran futuro para los audiolibros en el país», subrayó.

Marketing de audio, tecnología y oportunidades de formación

Una de las preocupaciones expresadas por los asistentes fue la de la competencia entre los lectores de audio y los lectores en formato tradicional. «En los mercados de audio más maduros, vemos que no hay “canibalización” de los lectores en papel. El mercado es más grande, está en expansión, lo que significa que hay oportunidades de llegar a nuevos lectores y consumidores. Los editores de los mercados europeos ya lo han descubierto y están encontrando nuevos públicos. Las campañas de marketing y otras iniciativas van en este sentido», señala.

«Hay que llegar a consumidores diferentes. Quién escucha en casa, en el coche, haciendo pasatiempos, etc. Forma parte de un proceso de deducción, de cómo el audio puede entrar en la vida de la gente. En Londres, hace 10 años, nadie lo conocía, hoy todo el mundo lo adora. Hay distintas formas de darlo a conocer», recordó.

Videl también fue preguntado por el uso de técnicas de inteligencia artificial para audiolibros, y cree que el ecosistema será mixto, es decir, que tanto los narradores como las técnicas de automatización podrán compartir espacio en la producción. «Los consumidores decidirán qué modelo es el mejor. Pero hay que ser transparente. Cuando intentas ocultar lo que estás haciendo, nunca va a ser una buena experiencia», observó.

«En cuanto a las voces digitales, aún estamos entendiendo cómo se pueden utilizar y vender, hay mucho debate y experimentación… En los dos últimos años, ha aumentado la calidad. Por supuesto, nunca será lo mismo que una voz humana, pero hay retos en el mercado. Tenemos que desarrollar más títulos, pero el coste es alto. Utilizar la voz digital puede ser más barato, pero no es adecuado para todos los libros».

El III Encuentro de Editores, Libreros, Distribuidores e Impresores continúa con un programa sobre temas del libro hasta hoy, viernes 7 de junio.

*Este artículo fue publicado originalmente en portugués por Guilherme Sobota en Publishnews el jueves 6 de junio. El periodista viajó invitado por la Cámara Brasileña del Libro.

Deja una respuesta