Seleccionar página

Entrevista a Jürgen Boos «La feria de Frankfurt 2020 totalmente digital no nos satisfizo, no quedamos contentos con ella»

Entrevista a Jürgen Boos «La feria de Frankfurt 2020 totalmente digital no nos satisfizo, no quedamos contentos con ella»

Entrevistamos a Jürgen Boos, director de la Feria del Libro de Frankfurt en su reciente visita a Madrid. El encuentro fue el miércoles 14 de julio, tras la reunión mantenida con el nuevo ministro de cultura y deporte de España Miquel Iceta. A Jürgen Boos lo acompañó Marifé Boix, vicepresidenta de desarrollo de negocio en el sur de Europa y América Latina, quien también nos compartió su visión desde otras áreas de trabajo.

Lo primero de todo, Jürgen, ¿cómo estás y cómo está la Feria del Libro de Frankfurt?

Jürgen Boos: Para nosotros, estos últimos 18 meses han sido un duro golpe, para todo el mundo editorial, para el mundo de la cultura especialmente, con tantos espacios cerrados, en fin…  Han sido meses muy duros y complejos. Y haber realizado la feria del libro el año pasado 100 % virtual, no nos satisfizo, no quedamos contentos con ello. Ahora estoy, estoy deseando que llegue este año. Desde hace dos semanas, he empezado a viajar de nuevo, a ver a la gente…  Esto que supone una  gran diferencia después de estar encerrado tanto tiempo y solo poder hablar con la gente a través de la pantalla, que es demoledor, algo terrible.

Por tanto, este es un momento muy especial. Teníamos planeado este viaje hace bastante tiempo y estaba a punto de encontrarme con el ministro de cultura de España. Y, bueno, este fin de semana, el ministro de cultura había cambiado. Pero ha sido muy bueno conocerle esta mañana, ya que él está muy emocionado con Frankfurt y es realmente una persona de libros. Creo que en el primer discurso que dio, habló de la importancia de los libros. El nuevo ministro, el novísimo nuevo ministro ha empezado el lunes… He visto incluso su cartera ministerial, me dijo que cuando empiezas un nuevo trabajo como ministro te la dan.

¿Y la feria? Como mucha gente sabe, tras estos tiempos difíciles, hay menos personas trabajando en ella. Por tanto, ¿cómo se está afrontando esta nueva situación?

Jürgen Boos: Ha sido, como he dicho antes, un gran reto. Hemos tenido que reestructurar la empresa en su totalidad. Tuvimos mucho apoyo del gobierno alemán y del estado y esto se debe a que no habríamos sobrevivido como institución sin este apoyo. Y ahora es muy difícil porque es la misma cantidad de trabajo pero con menos personal. En realidad, ahora hay incluso más trabajo, ya que tenemos que sincronizar todo, por el formato híbrido,  ya sabes, tenemos que hacer todo virtual y tienes que hacer un montón de cosas que nunca antes hubieras pensado hacer. Así que para el equipo es es muy muy difícil. Pero creo que nuestros compañeros están muy emocionados por la feria del libro. Realmente, trabajar para la feria del libro, es algo muy especial, una experiencia muy internacional siendo un constante encuentro con editores, autores…. Así que todo el mundo está muy, muy, muy comprometido. Pero eso supone una gran presión.

Es ciertamente un grandísimo reto. Vosotros organizáis un montón de iniciativas y encuentros como Young Talents, International Booksellers, Fellowships… ¿Vamos a encontrarnos la misma feria?, ¿se van a organizar todas estas actividades y encuentros?

Jürgen Boos: Como dije anteriormente, va a ser una feria diferente, no puede ser de otra manera. Sin embargo, esperamos físicamente gente de al menos 60 países distintos. Pero como sabéis, para algunos de ellos, especialmente en las últimas semanas, está siendo muy difícil viajar. Estuve hablando con editores de Indonesia la semana pasada e Indonesia está realmente en una situación muy mala. Tres de los editores, jóvenes editores que conozco han muerto en las últimas semanas, es algo terrible. Pero esperamos tener una feria internacional. Tenemos, como sabes, un montón de estands de España, de las regiones también, de toda Europa, todo el mundo está participando. Pero también países como Indonesia están planeando asistir, pero solo faltan dos meses para octubre. Así que habrá que ver si podrán viajar, incluso los chinos tienen previsto venir. Y utilizarán a los colegas chinos que están en Europa para atender, para trabajar en el estand. Todo el mundo está poniendo de su parte para hacerlo posible.

Quizá estamos hablando de una feria más pequeña, más equilibrada, sin una presencia avasalladora de los grandes grupos…

Jürgen Boos: Sí y no. Por ejemplo, Hachette no va a tener un espacio propio, Hachette va a unirse al estand nacional francés, con lo que estarán presentes pero no van a tener su propio estand. Los presidentes de los grandes grupos editoriales como Bonniers, Hotspring, Penguin Random House no van a estar allí. Así que tenemos esta participación internacional, pero va a ser más pequeña y probablemente el país englobará a la gente. Acabo de leer la noticia de que Penguin Random House en Nueva York va a abrir sus oficinas a mediados de septiembre de nuevo, Marcus Dohle acaba de anunciarlo. Así que a si mediados de septiembre vuelve a abrir la oficina, los nuevos trabajadores no viajarán. Sin embargo, los agentes viajarán, están muy comprometidos Por tanto sí, va a ser una feria más pequeña, diferente y más concentrada.

Tenemos que preguntar por las medidas sanitarias, ¿cómo se va a desarrollar la feria?

Marifé Boix: Lo que vamos a hacer es tener espacios y elementos más amplios. De esta manera, si antes teníamos 3 metros de pasillo, ahora tendremos, al menos seis.

Jürgen Boos: Trabajábamos con la ciencia de la cosas pequeñas. El tamaño de un estand pequeño era de cuatro metros, ahora, de manera gratuita ofreceremos otros cuatro metros, con lo que el estand pequeño será de ocho metros cuadrados. Se trata de poner las medidas necesarias, de poder mantener ciertas distancias.

Pero, esta es una de las preguntas que tenemos que hacer. ¿Cómo se va a conseguir? La feria es una grandísima concentración de personas, un trasiego constante de personas…

Jürgen Boos: Como en el fútbol… El gobierno ha recomendado que la Bundesliga comience con público y los estadios tienen capacidad para entre 20.000 y 25.000 personas. El espacio de la feria es más grande por lo que, obviamente, creo que deberíamos ser capaces. Y tenemos que tener en cuanta que estamos hablando de septiembre y octubre.

Marifé Boix: Las autoridades nos han dicho que podríamos volver a admitir en los pabellones el mismo número de personas que habíamos previsto el pasado año.

Jürgen Boos: Sí, son 30.000 personas al mismo tiempo, en cualquier momento. Y como la gente entra y sale, ya te digo, deberíamos ser capaces.

Marifé Boix: Nosotros hemos enviado a los editores información para que sean conscientes de cuál es la distancia, o cuál debería ser la distancia entre las  personas, un metro y medio y lo hemos hecho en referencia a los espacios que hemos puesto a su disposición. Es decir, si en un estand pequeño ves que hay sentadas dos personas, las otras personas habrán de esperar fuera. Hemos enviado esta información gráfica a nuestros expositores para que puedan decidir el tamaño que van a necesitar en sus estands y podamos tenerlo todo planificado.

Sabemos que la gente está cansada de sentarse frente a una pantalla.

¿Cómo valorarías la experiencia del año pasado con una feria digital?

Jürgen Boos: Como sabéis, solo cancelamos en el último minuto. Tuvimos como dos semanas antes de que las autoridades federales pusieran demasiadas dificultades y nos vimos obligados a cancelar la feria presencial. Así que fue una experiencia bastante rara, extraña. Una de los principales localizaciones de la feria en esta etapa fue la televisión alemana, que retransmitió todo lo que hicimos… Hicimos muchas conferencias, convertimos casi todo el formato de Frankfurt en un evento de matchmarking y un  montón de iniciativas b2b. Y en ese momento, todo el mundo tenía curiosidad. Y lo probamos, era un experimento.  Ahora, este año, sabemos que la gente está cansada de sentarse frente a una pantalla. No obstante, volveremos a invertir mucho en mejorar las cosas digitales que probamos el año pasado, aunque todavía son un experimento. El gobierno nos apoya y nos aporta el dinero para invertir en nuestras actividades digitales. Pero todo el mundo está deseando reunirse en persona. Esto es lo que hemos aprendido del año pasado., no ayuda a ser digital.

Pero, ¿va a quedar algo de esa feria digital?

Jürgen Boos: Vamos a tener un modelo de b2b ofreciendo esa comunicación de forma digital,  al igual que en el recinto ferial. También vamos a seguir llegando a más gente, algunas personas que no puedan reservar su participación podrán seguir bastantes actividades a través de la televisión alemana y otros medios de comunicación. Así que vamos a aprovechar ese trabajo de nuestro equipo con un montón de estaciones de televisión en Europa, en el set…

Marifé Boix: Una de las cosas que aprendimos del año pasado es que la gente prefiere tener el programa profesional en otro momento; no todo durante la feria. Y por eso estamos programando la Frankfurt Conference para el día 11, una semana antes de la feria y algunas otras conferencias también.

La gente prefiere tener el programa profesional en otro momento; no todo durante la feria. Y por eso estamos programando la Frankfurt Conference para el día 11, una semana antes de la feria y algunas otras conferencias también.

Hablando con pequeños libreros y editores latinoamericanos muchos de ellos valoraban esta oferta digital porque de esta manera pudieron acercarse por primera ves a la Feria de Frankfurt.

Marifé Boix: Tuvimos muchas inscripciones de América Latina el año pasado debido a las posibilidades digitales y porque eran sin coste. Así que todos se inscribieron, tuvimos creo que más de 70 de Argentina y  más de 50 de México. Lo sé porque he estado hablando con ellos, con los editores, con los organizadores de las estands nacionales, y estuvimos revisando estos números. Por supuesto esto no les supuso ningún coste, así que esta participación fue también un experimento para ellos. Y en este año, veremos si participan o si se registran. Y estamos hablando con ellos, sobre todo con Argentina a México, buscando su presencia, al menos la de algunos de ellos, de los editores… Aunque aún no sabemos si podrán venir. Si no pueden viajar, tenemos el compromiso de los consulados en Frankfurt para apoyar, pero, por supuesto, es diferente.

Pero, entonces, la digitalización es una oportunidad de crecimiento…

Jürgen Boos: Si lo miras positivamente es una nueva oportunidad, pero nos tomará algunos años para asentarlo. Lo hemos visto con Bolonia y su oferta digital que ha probado un montón de gente. Pero, en este momento, el modelo no es perfecto y no es lo que esperamos. Así que esto será incremental, aún es joven, estamos construyendo sobre la experiencia del año pasado la de este año. Creo que esto nos mantendrá ocupados en los próximos tres a cinco años. Para desarrollar un formato digital sustancial, la gente realmente quiere usarlos. Y como sabemos, es el negocio correcto, las grandes editoriales, también van por ahí, ahora mismo es una cosa de una sola dirección. Tendemos a comprar derechos del inglés de los estadounidenses, del Reino Unido… Y se están comprando muy pocos títulos de Europa o de otros países. Y tal vez, también esto va a cambiar si tenemos muchos actores más pequeños participando se podrán vender desde España a Italia, de Bulgaria a Rumania. Es más fácil para mucha gente tratar de vender derechos en un mundo digital. Así que tal vez esto es una oportunidad.

Tenemos muchísimas preguntas, algunas las dejaremos en el tintero para cuando nos vayamos a encontrar en Frankfurt, pero habladnos un poco sobre los principales puntos de interés de la feria, hace dos años, en la última feria en la que nos juntamos todos el audio fue el gran protagonista…

Jürgen Boos: El audio es muy muy importante. Y más que el audiolibro es el streaming, la descarga ya pasó a mejor vida y estamos viendo una gran consolidación del streaming. Pero sí, el audio volverá con fuerza. Los editores tratan de iniciar su propia publicación de audiolibros y, por otro lado vemos que las empresas de tecnología se convierten en editores. Así que tenemos formatos con respecto a audiolibros y al audio en general. Es un gran tema. En realidad, nuestro foco esta puesto en nuestro lema, es reconectar. Queremos este año, reunir a la gente de nuevo. Estamos viendo cómo las personas están viviendo fuera de sus espacios habituales y no solo debido a estos dos años de pandemia. Necesitamos conseguir nuevas ofertas en el mercado, nuevas ideas. El enfoque o el tema que queremos discutir es: ¿cómo queremos vivir? Sí, esta es la clave, uno de los tres pilares de la feria. Uno es el estrictamente económico, otro el cultural, y, por último, el político. Y en realidad, si piensas en cómo combinar todo esto no sabemos lo que va a pasar después. Pero hay que tener ideas. Y creo que también hay que dar ideas, no todo puede ser desaparecer. Sí, no es una palabra negativa que esté delante de nosotros. Tenemos que pensar cómo queremos vivir en el futuro. Y creo que esto es algo que quiero que se discuta en nuestros escenarios, en la conferencias de prensa de apertura. Si no es a través de los autores o los narradores que nos dan ideas , respuestas. ¿De quién más pueden venir? ¿de las películas, de la música…? De la edición.

Dices que no tenéis la solución a la pregunta, pero sí tenéis un espacio para hablar sobre ello.

Bueno, esto se volverá más importante en el futuro cercano, pero habrá un cierto desfase entre mirar al pasado y proyectar el futuro. Creo que estamos viendo más libros centrados en la sociología y la filosofía. Creo que hay un retorno a este tipo de libros más reflexivos..

Tengo la sensación de que la industria del libro de los últimos 20 años sigue evolucionando todo el tiempo, como una reconversión industrial. Pero cuando una gran industria decide ahora tenemos que cambiar tiene un montón de planes. Pero creo que eso en la industria editorial no sucedió… Estamos evolucionando rápidamente cada día. Y ahora, con la COVID-19, tenemos la misma sensación de que estamos evolucionando, de que estamos en un desarrollo permanente…

Jürgen Boos: Yo empecé hace 40 años en la edición y  durante mi aprendizaje en una editorial tenía que escribir en una máquina de escribir el contenido de los contratos, los contratos de licencia. Y luego solo después de que llevaba más de dos años de aprendizaje, entonces tuvimos que adaptarnos a la llegada de los ordenadores . Sí y solo han pasado 40 años. Antes de eso todo era manual, todo cambió muchísimo y cada vez más y más rápido. Creo que algunas personas dicen que la publicación a veces es bastante conservadora, lo cual no es cierto. Probamos todo muy pronto, sobre todo piensa en la publicación científica académica, en la que las revistas en línea aparecieron hace 20 años. Sí. Así que creo que tienes razón, completamente. Nuestra industria es totalmente experimental, está cambiando mucho. Hemos visto el crecimiento de la venta de libros y librerías, de las megatiendas de cuatro mil o cinco mil metros cuadrados. Ahora nos gustan las librerías independientes,  estamos encantados con las librerías comunitarias. Estos cambios no se dan solo en la edición, en la publicación, sino también en la venta de libros. Hemos visto el ascenso de Amazon y hemos pensado que Amazon va a acabar con todo y no lo ha hecho. Así que sí, tienes toda la razón, vivimos en una constante evolución.

Sí, pero la industria parece como descolocada, desequilibrada, nos encontramos a editoriales haciéndolo todo 100 % digital y a algunas que siguen aferrándose a esa máquina de escribir de la que nos hablabas.

Jürgen Boos: Claro, pero tampoco eso es tan cierto, La gente quizás dice una cosa y se comporta de manera diferente. La edición no está creciendo locamente. Esto no es como Amazon que después de 10 años llega a ser una de las mayores empresas del mundo. Pero la edición ha sido una de las industrias más estables durante siglos. Creo que la narración de historias es lo más resiliente que ha existido nunca. Y en este sentido no importa cómo te llegan las historias, si en formato digital, si en papel… Y ahora con todas estas «Netflixcosas», todas se basan en los libros, en las narraciones de historias.

Marifé Boix: Si miramos a las librerías, también en otros países, vemos que algunas de ellas realmente trabajaron mucho durante este tiempo de COVID-19 en el desarrollo de algo digital, porque antes no se habían planteado en absoluto las posibilidades digitales. Y ahora, el año pasado, cuando se cerró todo, ese fue el momento, el último para realmente entender que necesitaban también tener otro canal, un canal adicional. Y que puedes vender a los mismos clientes, porque tú ya tienes tu comunidad y les ofreces la posibilidad de comprar online y dejar tus libros en la puerta de la librería, recogerlos más tarde, llevárselos a su casa… Eso es una grandísima ventaja.

Jürgen Boos: Solo unos pocos gobiernos despertaron y se dieron cuenta de que las librerías son parte de la cultura. Por ejemplo en Alemania, con el estado federal, solo algunos estados mantuvieron abiertas todo el tiempo sus librerías, como en Berlín y otros decidieron cerrar las librerías de inmediato, pero en realidad ahora mismo, tanto las librerías como las editoriales están preparadas. Quizás puedas llamarlo industria cultural, pero el énfasis está en la cultura, no en la industria. Y algunos países intentan, no sé de qué otra manera explicarlo.

Marifé Boix: Pero la gente realmente, creo que despertó y empezó a hacer cosas. Y otra cosa en España es también que los libreros son bastante activos en comparación con otros lugares, la Asociación de libreros, CEGAL. Se pusieron en marcha con Todos tus Libros y otras actividades… Ellos están haciendo una mayor evolución que los editores en sus sistemas de impresión. Y por lo tanto hay para los libros que están tomando el control.

Jürgen Boos: Una gran editorial española me dijo el año pasado que han hecho una investigación en los primeros días del cierre y que el número de lectores en el segmento de 15 a 18 años ha ido creciendo, lo cual es bastante interesante, porque en realidad estos son los que no leen en absoluto.

Cerramos con una pregunta sobre la feria, ¿cuáles son los beneficios para un editor o un agente de participar en la feria en un año como este?

Marifé Boix: Esta pregunta me da la posibilidad de contarte lo que aprendimos a finales del año pasado en las reuniones que mantuvimos con diferentes grupos de editores, normalmente expositores en otros años y participantes digitales el año pasado. Más de 200 personas participaron en esta entrevista, más pequeños, más grandes, organizadores de estands nacionales, gestores de derechos… Y todos ellos insistieron en que las oportunidades digitales estaban bien, pero porque no había nada más, pero querían el encuentro físico de nuevo. Y creo que este año, para aquellos que pueden viajar, podemos imaginar que va ser genial. Incluso siendo una feria más pequeña, creo que va a resultar muy beneficioso para la gente que pueda estar.

Jürgen Boos: En los eventos digitales tienes que estar muy concentrado, tienes a otra persona en la pantalla o tienes a 20 personas en la pantalla. Y la mayoría de las veces ni te da tiempo de levantar la mano para participar, o perdiste la oportunidad. No estoy diciendo que participar a través de una pantalla esté mal, mejor a través de una pantalla que de un teléfono… Pero por otro lado, lo que desaparece en estos eventos digitales es la creatividad y el caos. Y creo que en el sector cultural, necesitamos mucho caos para obtener nuevas ideas. Tiene que ser caótico. Y esto es lo que ocurre en el bar en medio de la noche en el recinto ferial de Frankurt, haciendo cola y encontrando a alguien por casualidad que no has visto durante años.

Marifé Boix: Creo que las herramientas digitales ayudan cuando ya conoces a esa gente. Si conoces a la gente, entonces es solo el canal para volver a verte y hablar. Nosotros ya nos conocemos, ya hay una relación que se construyó físicamente, en otros momentos y entonces está bien. Pero si empiezas a conocer a alguien en esta reunión virtual es diferente, es más difícil y probablemente también más complejo iniciar un negocio.

Jürgen Boos: Actualmente estamos planificando bien nuestro programa de becas para este año, especialmente para los jóvenes editores de todo el mundo, ellos tienen que construir su propia comunidad y no se puede comenzar con la experiencia del año pasado.

Marifé Boix: Sobre el Fellowship Program y el Invitation program hemos estado trabajando y decidimos que las personas que elegimos el año pasado serían invitadas este año, físicamente. Y además tenemos también programa de traductores. Este es también este año y esperamos tener esta gente físicamente en Frankfurt. Tenemos grandes desafíos, la gente puede estar vacunada o no y estas son cosas que probablemente cambiarán hasta octubre, pero tenemos que saber con cuáles vacunas han sido protegidos, si son las que permite Europa,  si se les permite entrar en Europa… Así que estas son las cuestiones, todavía estamos inseguros de cómo se desarrollarán hasta septiembre u octubre, pero el plan es tenerlos físicamente allí.

No os queremos quitar más tiempo, muchas gracias a los dos, quedamos emplazados en otro momento para hablar de la presencia de España en Frankfurt 2022. Muchísimas gracias.

Jürgen Boos: Gracias a vosotros por vuestro trabajo.

Deja una respuesta