Seleccionar página

Cierra definitivamente la librería sevillana El Gusanito Lector

Cierra definitivamente la librería sevillana El Gusanito Lector

En 2019, la librería sevillana El Gusanito Lector parecía vivir sus últimas horas. Sin embargo,  gracias a vecinos y clientes, pudo seguir abierta a través de la figura jurídica de una comunidad de bienes, convirtiéndose estos vecinos y clientes en socios de la librería. El establecimiento que se encuentra en la calle Feria de Sevilla pudo celebrar su 25 aniversario. Pero, finalmente, el mercado ha impuesto su ley y no podemos hablar de un final feliz ya que ahora, sí, ha llegado el momento del cierre definitivo.

El Gusanito Lector fue un proyecto de Esperanza Alcaide, histórica directora de la Feria del Libro de Sevilla que en los noventa estableció esta librería en un pequeño local de la misma calle, para luego, debido a su popularidad, mudarse a un local mayor. Y ha sido la propia Esperanza, aquella que hace cuatro años cedió la gestión de su negocio, la encargada de redactar el comunicado con el que se anuncia, a modo casi de epitafio, el cierre de esta histórica librería hispalense:

«Hasta aquí llegamos. Después de treinta años acompañados con nuestros clubes de lectura, cuentacuentos, talleres, performances, concursos literarios, rutas históricas, conferencias, presentaciones, firmas conciertos, ferias, recitales poéticos… Después de treinta años eligiendo con esmero nuestro fondo, buscando para vosotros los textos más hermosos, las mejores traducciones, las ilustraciones más cuidadas. Después de treinta años recibiendo vuestro cariño a raudales, cerramos. El barrio, la calle Feria, se queda sin librería».

Esperanza, cerraba esta carta en primera persona del singular: «Siempre he dicho que nosotros, los ciudadanos de a pie, con nuestro pequeño monedero decidimos quien vive y quien muere. Si así es así es como debe ser. Os vamos a echar mucho de menos. Se despide con el mismo amor de siempre, El Gusanito Lector».

El Gusanito Lector es la décima librería que cierra en menos de un año en Sevilla y une su nombre a una lista entre las que se encuentran librerías históricas de la ciudad como Panella o Yerma.

Deja una respuesta