Seleccionar página

«Los profesionales del libro debemos evitar posturas extremas sobre la IA», Carlo Carrenho, Embajador de audio de la Feria de Frankfurt

«Los profesionales del libro debemos evitar posturas extremas sobre la IA», Carlo Carrenho, Embajador de audio de la Feria de Frankfurt

Carlo Carrenho es consultor editorial y, desde 2023, embajador de audio de la Feria del Libro de Frankfurt. Con 30 años de experiencia profesional en la industria editorial, hoy se centra en el «fascinante, dinámico y democrático formato de audio». Carlo concedió hace unos días una entrevista sobre este formato para la web de la Feria del Libro de Frankfurt, que desde Publishnews, con el acuerdo de la Feria de Frankfurt reproducimos tras traducirla al español.

Carlo, háblanos un poco de ti. ¿Cómo empezaste a trabajar en la edición de audio?

Llevo en el mundo editorial desde 1994 y siempre me han atraído los nuevos modelos y tendencias tecnológicas del sector. Creo que fui el primer profesional brasileño del sector editorial que visitó Amazon, y seguí de cerca la llegada de las tiendas de libros electrónicos de Google, Apple, Kobo y Amazon a Brasil desde mi puesto en PublishNews, el medio de comunicación editorial brasileño que fundé. Pues bien, era cuestión de tiempo que me pillara el huracán del audio, pero esto se aceleró cuando me mudé a Suecia en 2018.

También se puede decir que Suecia es el reino de los audiolibros, ya que desde 2022 se consumen más audiolibros que libros físicos y hay empresas como Storytel, BookBeat y Nextory. Pocos meses después de llegar a Suecia, conseguí un puesto en Word Audio Publishing International (Wapi), una editorial exclusivamente digital que invirtió en el formato de audio en sus primeros años. En Wapi aprendí mucho sobre el formato de audio y el modelo de suscripción, y desarrollé un catálogo en portugués de Brasil y otro en ruso. Más tarde, la empresa fue adquirida por la editorial danesa Gyldendal y me marché para dedicarme a la consultoría editorial. Sin embargo, en ese momento ya estaba fascinado por el audio y me atraía este formato fascinante, dinámico y democrático. Hoy apoyo a empresas como Dreamscape, en Estados Unidos, y Beletrina Digital, en Eslovenia, en sus estrategias de audio.

En Frankfurt, pusiste en contacto a profesionales del audio y la edición en nuestra zona de audi, en el pabellón 3.1. ¿Cuál fue el tema de audio más comentado en la feria?

Es curioso… El mercado es tan dinámico que tengo que pensarlo, cinco meses parecen una eternidad. Yo diría que la entrada de Spotify en el campo de los audiolibros fue sin duda el tema más comentado de la feria. Es cierto que Spotify ya había lanzado antes una tienda de audiolibros puntual, pero a principios de octubre empezó a ofrecer audiolibros a sus usuarios Premium bajo un modelo de suscripción, y eso puede ser un gran paso adelante.

Además, por supuesto, de la narración por inteligencia artificial. Como los costes de narración son una de las principales barreras para el desarrollo de un mercado de audiolibros, cualquier posibilidad de reducirlos atrae la atención de todo el mundo. Así que se ha debatido mucho sobre la IA; sus posibles usos, sus limitaciones, sus problemas de derechos de autor, etc.

¿Y qué tendencias de audio ves para 2024?

Creo que la tendencia más importante se está produciendo en el mercado anglófono. Mientras Europa y otros mercados lingüísticos experimentaban con modelos de suscripción, desarrollaban nuevos territorios y veían la llegada de nuevos actores a lo largo de los años, los mercados anglófonos estaban bastante tranquilos. Básicamente, Audible dominaba el mercado y Apple le seguía de lejos. Las grandes editoriales anglófonas, sobre todo Penguin Random House y Hachette, se resistían a los modelos de suscripción, especialmente los ilimitados. En este contexto, es probable que la llegada del modelo de suscripción a audiolibros de Spotify con contenidos de las cinco grandes editoriales y de editoriales estadounidenses como Podium y Dreamscape inicie un cambio en el sector, con más competencia y más modelos de compra a disposición del público.

La otra tendencia es el avance de la narración con IA. De momento, puedo decir que aún no ha alcanzado la calidad necesaria para los audiolibros, pero los avances de los últimos meses son increíbles. También creo que nosotros, como profesionales del libro, debemos evitar posturas extremas sobre la IA. Creo que no tenemos que elegir entre una sustitución completa de la narración humana o un rechazo total de la herramienta. La mejor práctica probablemente se encuentre en algún punto intermedio, donde la IA pueda convertirse en una gran herramienta para producir audiolibros más baratos, mientras que el trabajo humano también sigue siendo relevante. Por ejemplo, las mejores soluciones de narración con IA que he visto hasta ahora no están totalmente automatizadas, sino que requieren mucha más participación de los editores de audio que las grabaciones tradicionales.

Y por último, la gran pregunta será: ¿están dispuestos los audiolectores -o los oyentes- a aceptar una voz digital «perfecta» en lugar de una humana? Para las obras de no ficción, probablemente sí, pero ¿y para la ficción? En comparación, ¿aceptaríamos actores digitales, robots como mascotas o pilotos de F1 virtuales? Sinceramente, no sé la respuesta.

¿Hay regiones específicas que observar?

Bueno, hay varias regiones a las que prestar atención, aparte de los mercados anglosajones, por varias razones diferentes. Escandinavia representa el futuro de los audiolibros, ya que, al menos en Suecia y Noruega, el consumo unitario del formato de audio es superior al del libro físico. En una charla que di en la reunión anual de IG Hörbuch en Frankfurt el año pasado, demostré que el 54,4% del consumo de libros suecos es de audio. Además, un reciente artículo publicado en el medio noruego BOK365 muestra que los noruegos escucharon 12,4 millones de audiolibros en 2023, mientras que leyeron 8,8 millones de libros físicos. ¿Será pronto el resto del mundo como los países nórdicos? No lo creo, pero sigue siendo la región a observar y aprender de sus prácticas y errores a medida que el formato de audio crece en todo el mundo.

Otros mercados interesantes son Alemania y Polonia. Alemania es muy tradicional, así que hay mucho margen para crecer. Media Control calculó hace un año que las ventas por streaming representaban sólo el 38% de las ventas de audio, mientras que las ventas de singles (también llamadas descargas allí) representaban el 49% y -¡vaya! – los CD físicos representaban el 13%. Con una fuerte presencia de Audible, Spotify y, más recientemente, BookBeat, se trata de un mercado a vigilar. No olvidemos tampoco el poder de editoriales locales muy competentes como Hörbuch Hamburg, Lübbe Audio y Argon.

Polonia es un ecosistema fantástico. Por un lado, tenemos plataformas extranjeras muy activas, como BookBeat y Storytel. Por otro lado, contamos con potentes actores locales como Audioteka, pionera en el streaming de audiolibros; Legimi, una sólida plataforma con buenas conexiones con el sector de las telecomunicaciones; y el todopoderoso grupo Empik. Como las editoriales polacas empezarán a invertir más en el formato de audio, Polonia es un país a tener en cuenta.

Por último, más que regiones, hay dos lenguas que merecen nuestra atención: el árabe y el español. Estas dos lenguas comparten el hecho de estar distribuidas más o menos por igual en varias naciones. Esto ha supuesto un reto para la industria editorial y las quejas de los editores y libreros árabes e hispanohablantes siempre han sido irónicamente similares. En el contexto del audio, Storytel vio el potencial de estos mercados lingüísticos y abrió tiendas en Egipto, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, España, México y Colombia. Sin embargo, siguiendo una nueva estrategia, la empresa ha dejado estos mercados en suspenso hasta nuevo aviso y me atrevería a decir que estas regiones ofrecen el mejor potencial para cualquier plataforma global dispuesta a invertir en ellas hoy en día. La clave siempre será considerar estos mercados como dos bloques lingüísticos y no como países separados con fronteras rígidas. Al fin y al cabo, los audiolibros son digitales y no pueden ser contenidos por fronteras físicas.

En tu opinión, ¿qué papel desempeñan los podcasts en el mundo editorial?

Desde el punto de vista de los editores, los podcasts son muy diferentes de los audiolibros porque su origen y producción son muy distintos. Mientras que los podcasts son creaciones originales basadas en una conversación totalmente improvisada o en un diálogo algo guionizado, los audiolibros son un subproducto del libro. Por lo tanto, los costes, las expectativas y la producción difieren por completo, razón por la cual los podcasts pueden permitirse ser gratuitos o casi gratuitos, mientras que los audiolibros no.

Dicho esto, me pregunto si al oyente de audiolibros realmente le importa, y sinceramente no creo que le importe. Al fin y al cabo, el oyente sólo quiere escuchar un buen producto de audio, independientemente de que proceda de un libro o sea un producto original. Por supuesto, estamos hablando principalmente de no ficción, pero creo que un libro dividido en episodios es básicamente un podcast. Así que, en el futuro, veo una fusión entre audiolibros de no ficción y podcasts. Algunos colegas a los que respeto profundamente no están del todo de acuerdo y espero que tengan razón, porque si se produce esta fusión, será mucho más difícil monetizar la no ficción en formato de audio.

Por último, pero no por ello menos importante, ¿tienes algún audiolibro o podcast favorito que le gustaría compartir con nosotros?

Como podcast, me encanta Sounds Like a Cult. Es un podcast californiano lleno de humor que elige un tema para cada episodio y debate qué tipo de secta podría ser. Abarca desde el K-pop y los quiroprácticos hasta Taylor Swift y Elon Musk, pasando por la inteligencia artificial y los propios podcasts. En cuanto a audiolibros, me gustaría recomendar las series de Marvel producidas por Dreamscape. Entre ellos, puedes escuchar Capitána Marvel, Black Panther, X-Men y Spider-Man: La flecha del tiempo. Me gusta esta serie porque es el ejemplo perfecto de una sana intersección entre cómics, películas y audiolibros. El sector editorial necesita crear más diálogo con las demás industrias creativas y del entretenimiento.

Entrevista realizada por Ines Bachor y Grace Steinmark, de la Frankfurter Buchmesse.

Deja una respuesta