Seleccionar página

Buenos Aires recupera su historia. El lunes reabre ‘Clásica y Moderna’

Buenos Aires recupera su historia. El lunes reabre ‘Clásica y Moderna’

Han pasado casi 5 años desde que la emblemática librería porteña Clásica y Moderna cerrara sus puertas tras más de 80 años siendo punto de encuentro de amantes de los libros, políticos, artistas, escritores y músicos. debido a las dificultades económicas que acarreaba tras la muerte de su propietaria Natu Poblet en 2017.

La librería que había sido declarada de Interés Cultural fue, la segunda casa de autores como Borges o Bioy Casares. Este próximo lunes, casi cinco años después la librería volverá a abrir el cierre de la mano de Raquel Rodrigo, una empresaria y docente argentina que ya ha recuperado otros negocios históricos de Buenos Aires como  el restaurante El Tropezón. Rodrigo ha alquilado el local, pero ha comprado todo los enseres de la librería. Sí, aunque parezca mentira reabrirá manteniendo, aunque restaurados, su mobiliario, incluyendo el piano de media cola regalo del cantor Sandro, y más de 6.000 libros, como si el tiempo se hubiese detenido.

En esta reapertura será Salomé Quiroga quien se encargue del fondo editorial mientras que Adrián Aguilera se hará cargo de la cocina, una de las enseñas de Clásica y Moderna que en 1988 alojo uno de los primeros restaurantes-concert de la ciudad: De día, bar, librería y restaurante; de noche uno de los lugares emblemáticos de la música porteña donde poder disfrutar de un trago.

A la inauguración de Clásica y Moderna asistirán el próximo secretario de Cultura de la Nación, Leo Cifelli; la ministra de Cultura de la Ciudad, Gabriela Ricardes; el filósofo Santiago Kovadloff y Sandra Mihanovich.

Buenos Aires recupera una librería histórica, un lugar insigne en la avenida Callao 892, un lugar que nace en 1938 de la mano de Francisco Poblet, que decidió independizarse de la librería de su padre, la librería Académica de Poblet e hijos, y comenzar junto con su esposa su propio emprendimiento, a unos 100 metros y en diagonal al de su padre, en avenida Callao 892

 

Deja una respuesta