Seleccionar página

Autores mexicanos apuestan en la Feria del Libro de Valladolid por reforzar la conexión literaria y cultural de los países hispanohablantes

Autores mexicanos apuestan en la Feria del Libro de Valladolid por reforzar la conexión literaria y cultural de los países hispanohablantes

En el contexto de la literatura en español, la conexión cultural y literaria entre los países hispanohablantes se presenta como un desafío y una oportunidad. En la primera jornada (sabado 1 de junio), de la 57 Feria de Valladolid dedicada a México como país invitado, distintos autores como Juan Pablo Villalobos, Alejandro Barrón, Daniela Tarazona y David Toscana han participado en encuentros y firmas de libros. Todos ellos han expresado la necesidad de fortalecer los lazos literarios entre los países hispanohablantes.

El escritor mexicano Juan Pablo Villalobos, quien ha vivido los últimos 18 años en España, ha abordado la cuestión desde dos perspectivas: la literaria y la distributiva. Villalobos ha destacado que, a pesar de compartir el mismo idioma, existen barreras culturales que dificultan la lectura de autores de otros países. Esta falta de permeabilidad se observa, según Villalobos, especialmente en España, donde los lectores muestran una tendencia a consumir literatura nacional en mayor medida que en otros países latinoamericanos. «Es una cosa que hay que ir desafiando siempre», comenta, abogando por una visión más amplia que reconozca la importancia de las literaturas extranjeras dentro del mismo ámbito lingüístico.

Por otro lado, Villalobos ha señalado un problema crítico en la distribución de libros, que impide que las obras de autores de diferentes países lleguen a las librerías y bibliotecas públicas. Esta limitación afecta directamente la capacidad de los lectores para acceder a una diversidad literaria más rica y variada.

Alejandro Barrón, autor de Inventario de máquinas inútiles (Eolas ediciones, 2021), ha resaltado la «vitalidad actual del español», especialmente en Latinoamérica, donde se ha experimentado con nuevas formas de narración. A pesar de la apreciación mutua entre editoriales de México y España, Barrón ha mencionado problemas de distribución, exacerbados por la pandemia, que han afectado la disponibilidad de su propio libro.

Por su parte, Daniela Tarazona, que ha participado en la Feria del Libro de Valladolid para presentar Isla Partida (Almadia, 2023), ha enfatizado la necesidad de superar las fronteras literarias. Aunque ha destacado que hay excelentes autores en México, las decisiones editoriales regionales han limitado la difusión de sus obras. Tarazona ha sugerido que los libros electrónicos podrían mejorar la distribución y ha destacado su positiva experiencia con lectores españoles, a pesar de algunos estereotipos sobre la literatura latinoamericana.

David Toscana ha profundizado en los desafíos estructurales del mercado editorial, criticando a los grandes grupos literarios por proteger sus territorios nacionales en lugar de promover la circulación de novelas. Para el autor de El peso de vivir en la tierra (Candaya, 2022), las barreras comerciales y la promoción selectiva de los libros impiden una circulación libre y fluida de la literatura. «El vuelo de un libro de México a Buenos Aires pasa a estar en Barcelona», ha metaforizado Toscana.

Deja una respuesta