Seleccionar página

Acción Cultural Española (AC/E) ha presentado el Anuario de cultura digital 2024

Acción Cultural Española (AC/E) ha presentado el Anuario de cultura digital 2024

Acción Cultural Española (AC/E) y Fundación Telefónica han presentado esta mañana la décima edición de la línea editorial que AC/E comenzó en 2014: el Anuario AC/E de Cultura Digital 2024, el resultado de una reflexión interna sobre la manera de incorporar la dimensión digital a sus objetivos y apoyar la digitalización del sector cultural.

La transformación digital es una necesidad cada día más imperiosa para todos los sectores sociales y el cultural no podía permanecer ajeno a ella. Desde su primera edición en 2013, el Anuario AC/E de Cultura Digital contribuye a este proceso aportando herramientas que permitan orientarse en sus muchas posibilidades, pero también reflexiones para no desorientarse en sus no pocos claroscuros.

El Anuario AC/E de Cultura Digital 2024, que ha contado con Carlos González Tardón, Nuria Rodríguez Ortega, Daniel Seseña y Javier Celaya como asesores, se estructura de la siguiente manera:

  • Una primera parte compuesta por un conjunto de textos que exploran apasionantes y a veces inesperados aspectos del mundo digital vinculado a la cultura, como el transhumanismo (Transhumanismo y cultura. Una hermenéutica para el cíborg) cuyas raíces históricas, cosmovisión y programa de acción analiza Alfredo Marcos, o la tecnología de los deepfakes (Profundizando en los deepfakes: ¿qué hace humana a una voz?) y su impacto en la voz humana de los que se ocupa Eugenia San Segundo Fernández. Mauro Canut reflexiona sobre las consecuencias de la inteligencia artificial en la industria musical (El impacto de la inteligencia artificial en el consumo de música: uniformidad, homogeneización y el declive de la diversidad musical). Mariana Toro Nader lo hace en el campo de la arqueología digital (Arqueología digital: en busca del archivo perdido), definiendo sus objetivos, métodos y aplicaciones, así como los desafíos que enfrenta la arqueología en la era digital y las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías para la preservación y el estudio del patrimonio cultural. Michael McLoughlin defiende la condición de producto cultural y artístico de los videojuegos (Los videojuegos son cultura. Radiografía del debate que nunca debió existir). Chema Galante analiza la importancia de la alfabetización digital en el mundo actual, una competencia clave para el siglo XXI (Usos presentes y propuestas a futuro de las incubadoras tecnológicas para las industrias culturales). Bibiana Ricciardi explora el auge del pódcast como un nuevo medio para la difusión cultural (El pódcast como herramienta de comunicación cultural). Y, finalmente, Maite Ortega expone la evolución del collage como técnica artística desde sus orígenes hasta la actualidad, con un enfoque particular en su desarrollo en la era digital (Recortes y píxeles: la evolución del collage en la era digital).
  • El Focus, coordinado por Dosdoce.com: Patricia Ibáñez, Aránzazu Núñez y Javier Celaya, ocupa la segunda parte y se centra en la situación actual del uso de lenguas minoritarias en el ámbito de la cultura digital. Para ello analiza en detalle el contexto sociocultural y político en que se inserta el uso de las lenguas minoritarias en la era digital, así como la normativa existente a nivel internacional, nacional y regional para la protección y promoción de las lenguas minoritarias. Tras evaluar la presencia de las lenguas minoritarias en internet, incluyendo sitios web, redes sociales, aplicaciones móviles y otros recursos digitales, hace un análisis del uso de las lenguas minoritarias en diferentes industrias culturales, como la música, el cine, la literatura y los videojuegos y presenta en paralelo ejemplos de buenas prácticas en el uso de las lenguas minoritarias en la cultura digital.

En la actualidad, en el mundo se hablan más de 7100 lenguas. Sin embargo, según la Unesco, tan sólo en los últimos diez años han desaparecido más de 100 lenguas; otras 400 están en situación crítica y 51 son habladas por una sola persona, por lo que ha advertido sobre la urgencia de preservar y fomentar esta diversidad lingüística ante el riesgo de que entre el 50 y el 90 % de estas lenguas pueda extinguirse de aquí a finales del siglo.

Los anuarios se publican en español e inglés, en formatos PDF y EPUB, y con descarga gratuita bajo una licencia de Creative Commons tanto en la web de Acción Cultural Española (Anuario AC/E de cultura digital), en la sección de publicaciones digitales, como en las principales distribuidoras de libros digitales nacionales e internacionales.

Entre las diversas conclusiones del Focus de este Anuario podemos destacar las siguientes:

  • Son cada vez más los Gobiernos e iniciativas privadas, globales y locales que están dando prioridad a la denominada «economía creativa» (o «economía naranja») en una tendencia global a alentar a que los países aprovechen su cultura y la creatividad de sus habitantes en sus estrategias de desarrollo sostenible, mediante iniciativas internacionales, regionales y locales que inyectan recursos para tal fin. A su vez, un mayor número de estas iniciativas están incorporando en sus prioridades aquellas propuestas en lenguas minoritarias y/o cooficiales por la riqueza y singularidad cultural y antropológica que conllevan y la consecuente riqueza que estas pueden generar.
  • Se hace patente la inversión en las ayudas públicas e incentivos en torno a las industrias creativas. No solo eso, también se hace patente dar una necesaria continuidad a estas ayudas para fomentar no solo la innovación sino un seguimiento de los alcances de las múltiples iniciativas dentro de cada una de las industrias culturales. En cuanto al ámbito privado, las grandes empresas, particularmente las transnacionales, están reajustando sus expectativas de crecimiento de manera importante, reconfigurando sus estrategias y operaciones internas a la vez que están explorando tácticas creativas para reactivar el crecimiento.
  • Con la proliferación de productos y servicios digitales dentro de la industria del entretenimiento y la cultura no deja de sorprender las pocas plataformas especializadas que ofertan contenido en lenguas minoritarias/cooficiales. Aun en aquellas que cuentan con este tipo de contenidos en sus catálogos, no siempre este se destaca de manera adecuada, o bien se carece de herramientas para que los usuarios puedan descubrirlo. Afortunadamente, hay un número creciente de iniciativas y herramientas que buscan atender estas áreas de oportunidad.
  • La falta de indexación y metadata adecuadas en la mayoría de las plataformas de entretenimiento y cultura dificulta obtener datos sobre contenidos especializados o experiencias culturales en lenguas no oficiales. Por otra parte, vale la pena destacar que existe una amplia participación, que habría que alentar, de las múltiples comunidades y de los usuarios individuales para actualizar, indexar, crear y dar mayor visibilidad a los contenidos en lenguas minoritarias/cooficiales, promoviendo así su vitalidad.
  • En una inequívoca señal de los tiempos, los premios más famosos de diversas disciplinas, como el Nobel y los Globos de Oro, que reconocen lo mejor del talento internacional, han optado por celebrar la trayectoria y el trabajo de artistas pertenecientes a grupos culturales no hegemónicos y cuyas lenguas no son las oficiales.
  • Los servicios de streaming continúan expandiéndose en los mercados emergentes, donde la combinación de grandes poblaciones rurales históricamente desatendidas, la expansión de la banda ancha móvil y una fuerte demanda de contenido local y/o localizado presenta grandes oportunidades. Muchos de estos mercados son países aún en vías de desarrollo, con economías en crecimiento que cuentan con sociedades pluriculturales cuya singularidad no ha sido aún destacada ni explotada. El multilingüismo presenta un potencial enorme no solo en la creación de nuevos contenidos, sino en la «tropicalización», o adaptación lingüística y cultural, de contenidos existentes para satisfacer efectivamente las demandas de estos nuevos mercados.
  • La irrupción de la inteligencia artificial (IA) está impactando ya nuestras vidas en todas las áreas y tiene el potencial para trastocar por completo la experiencia de cómo nos comunicamos y consumimos contenidos en general. La industria del entretenimiento, por ende, tiene un gran reto por delante y deberá ser capaz de aprovechar su potencial para generar oportunidades de negocio nuevas, optimizar recursos e incrementar la productividad al automatizar tareas y flujos de trabajo, democratizar la producción independiente y plural y, ante todo, convertirse en una herramienta que aliente la creatividad.
  • Las distintas industrias culturales están haciendo esfuerzos interesantes para incrementar la oferta de contenidos en lenguas minoritarias/cooficiales, muchas de ellas respondiendo a la demanda de sus públicos; sin embargo, muchos de estos esfuerzos están atomizados y tienen poca visibilidad y proyección. Valdría la pena generar una mayor colaboración entre estas industrias, el ámbito académico, las instituciones gubernamentales, las organizaciones no gubernamentales y la sociedad en general para potenciar el alcance de los mismos. Una mayor colaboración incrementará sin duda la contundencia de las posibilidades creativas y de negocio.

Deja una respuesta